Portada ›› Blogs ›› Navegando por nuestras costas y viajando por su entorno ›› Oriente de Asturias. La costa sorprendente

Oriente de Asturias. La costa sorprendente

Ya amarrados en el puerto deportivo de Gijón.

Lo prometido es deuda, y si ayer dije que os contaría mis sensaciones de la 1ª Etapa, haré de tripas corazón y más tarde me daré un garbeo para disfrutar de lo animado que están las inmediaciones de este puerto deportivo y de la playa de San Lorenzo, en el corazón gijonés, y en plena Semana Negra.

En el anterior post utilicé la frase “me encontré una costa SORPRENDENTE. Si, con mayúsculas” a buena fé que me quedé corto. Lo correcto sería incluir APASIONANTE, BELLA y SINGULAR. Y me sigo quedando corto. En el texto que sigue con sus fotos podréis entender el porque de mis palabras.

Partimos de la Ría de Tina Mayor, aprovechando la marea y pendientes de buscar el faro y punta de San Emeterio, el “faro tímido” pues se esconde cuando estás cerca de la línea costera entre las piedras y la vegetación y primer guía para los marinos en la costa oriental asturiana. No fue difícil, su cúpula apareció sobre el acantilado. Sentimos que nos daba la bienvenida a estos mares. Sus cortadas fueron un medio aviso a lo que nos toparíamos.

IMG_2400

La entrada en la pequeña ensenada que abre entre Punta Cebollera por el este, el Castrón de Santiuste por donde se pone el sol, con las playas de Mendía y el Oso por babor y La Franca por la proa, nos abrió el tarro de las esencias. Acantilados a pico sembrados de vegetación, piedras puntiagudas que apuntan al cielo, el sonido de la mar y el zumbido del viento. Quien pide más, sino parar el motor y dejarse derivar por las olas mientras el "sin comentarios" con mi compañero abordo fue lo suficientemente elocuente. Lo dijo todo.

IMG_2385

Nos quedaríamos, pero la ruta es larga y el tiempo, contando con la amplitud de luz del verano, se nos antoja escaso para poder navegar lo programado.

Cuando digo que se abrió el tarro de las esencias, no es fruto de la imaginación, sino de la realidad. Todo lo que nos deparó visualmente este litoral de Buelna, Vidiago, Andrín hasta Llanes, con sus entrantes finalizados en calas, playas abiertas al Cantábrico, islotes descolgados, gaviotas, cormoranes moñudos y hasta un delfín mular que nos acompañó parte de la travesía, con la paz y la tranquilidad de un mar que conociéndolo como duro se mostró complaciente y quiso participar con su bondad de nuestra fiesta.

 

IMG_2355

Pronto, entre islotes y acantilados, pasada la ensenada de Cué y Andrin donde manda el islote Ballena, la obra de Ibarrola los cubos de la memoria recalan en nuestro horizonte. Llanes a la vista.

IMG_2349

Antiguo puerto ballenero, la capital del oriente costero asturiano, villa marinera actualmente turística por excelencia, hace de la desembocadura del río Carrocedo su ría y puerto donde abrigarse del Cantábrico cuando los temporales del oeste al nordeste pegan de lleno en sus costas.

IMG_2341

Hoy, y de reciente creación, dispone de un puerto deportivo, aguas adentro de su rada pesquera donde opera una no muy numerosa flota. Una marina totalmente ocupada por embarcaciones de motor y perfectamente protegida por la esclusa que protege su lámina de agua de las olas.

IMG_2319

Un buen bonito, fue plato suficiente para recuperar fuerzas y mantener nuestro espíritu en alto, sentados en una de las muchas terrazas que adornan a este puerto entre andares peregrinos del Camino del Norte y un babel de lenguas con el Bable como bandera.

IMG_2307

Había leído de las columnas de agua pulverizada "bufones" que muchos visitan por tierra en el circuito litoral entre Llanes y Ribadesella. Pero sinceramente, jamás me había imaginado la cantidad de cuevas submarinas, arbotantes, auténticas esculturas que la mar cinceló en las piedras calizas continuación de la gran cordillera. Como soy un Confuciano convencido sobre aquello de que una imagen vale más que… os dejo una serie de fotografías que creo son fedatarios de mi afirmación.

IMG_2294

 

IMG_2257
IMG_2191
IMG_2188
IMG_2121

Mañana Ribadesella.

Por Miguel Anxo Lareo

IMG_0762