Portada ›› Náutica ›› más-náutica

La sal movió el mundo como hoy el petróleo

El ser humano no fue consciente de la importancia de la sal hasta que empezó a cultivar la tierra. «Si la sudoración no es excesiva, parece que las personas que comen carne roja no necesitan un aporte complementario de sal», explica Mark Kurlansky. Cuando el hombre convirtió los vegetales en la base de su dieta, tuvo que empezar a conseguir sal, y no por capricho. El cuerpo humano tiene unos 300 gramos de sal, que han de reponerse continuamente. De lo contrario, podemos morir, ya que este elemento es clave para la propagación de los impulsos eléctricos en las fibras nerviosas. Sin embargo, aunque este mineral abunda en nuestro planeta, su extracción u obtención no siempre ha sido fácil.

Thor Heyerdahl, el último aventurero del siglo XX

Thor Heyerdahl, el último aventurero del siglo XX, continúa en el recuerdo de quienes le conocieron y tuvieron que despedirse de él, por última vez, el 18 de abril del pasado 2002. Un año después, sus amigos rememoran la gran fuerza que llevó a este hombre a recorrer el mundo. Hoy día, con la actual guerra de Irak, recuerdan su hazaña del Tigris, un barco de juncos con el que navegó 6.800 kilómetros y 143 días por el Golfo Pérsico y al que prendió fuego en señal de protesta por la guerra.

'De Moby Dick a otras ballenas'.

Día de Todos los Santos de 1604. Pedro García de Castro acaba de ser contratado por la ballenera de Gijón para realizar tareas de talayero. Recibirá cinco ducados hasta Navidad y «dos soldadas» de las capturas que puedan llegar desde entonces y hasta el Antroxu. Empieza en Asturias la costera de la ballena.

Pere Vilàs sigue la huella de los corsarios pitiusos

A Pere Vilàs le ha costado un gran esfuerzo concluir su nuevo libro, 'Corsaris eivissencs. L´ofici de corsari a l´Eivissa del segles XVIII i XIX´, que edita Genial Edicions. Ha buceado en el Archivo General de Simancas (Valladolid), en el archivo de la Marina Álvaro de Bazán (Ciudad Real), en el de la base naval de Cartagena y en el Histórico Nacional (Madrid) en busca de toda rastro de corsario pitiuso.

Vivir atrapados en la Antártida

A pesar del poco sueldo, el frío extremo y la posibilidad de morir durante el intento, 4.000 hombres y 2.000 mujeres aspiraron a formar parte de la tripulación que acompañaría en el buque Endurance a Ernest Shakleton para vivir atrapados en la Antártida "una de las más épicas aventuras por la supervivencia" a principios del siglo XX.

Elcano realizó la hazaña naval más relevante de la Humanidad

El 20 de septiembre de 1519 una flota compuesta por cinco naves y 256 hombres se hizo a la mar con la idea de llegar a las islas Molucas, ricas en canela, nuez moscada y clavo. Al mando de la flota se encontraba el portugués Fernando de Magallanes que había convencido a Carlos V de la necesidad de semejante aventura. Las especias, en una época en que las viandas se pudrían en pocos días, servían para enmascarar olores y sabores.

El submarino del uranio japonés

Esta es la historia de tres submarinos y de una carga de uranio 235 que pudo cambiar el rumbo del mundo. Corría el año 1944 y Alemania estaba contra las cuerdas tras cinco años de guerra. Sus científicos trataban de poner a punto a toda costa un ingenio atómico, un arma de destrucción masiva. Albert Einstein ya había advertido en 1939 de que era posible «establecer una reacción nuclear en cadena en una gran masa de uranio... Este nuevo fenómeno conduciría también a la construcción de bombas».

La época romántica de la vela se recuerda en un libro

'La época romántica de la navegación a vela' es el título del libro del santanderino Laurentino Ruesga, en el que se hace un repaso a este tipo de navegación al tiempo que se describen buques santanderinos como la fragata 'Don Juan'.

De hombres y barcos

En mayo de 2001, el Comité de Seguridad Marítima de la OMI (Organización Marítima Internacional) aprobó abordar el tema de los 'lugares de refugio', tras el incidente sufrido por el buque tanque Castor, que vagó durante días por el Mediterráneo (tras ser expulsado de nuestras aguas por este mismo Gobierno) completamente cargado y con un problema estructural serio, una grieta de 24 metros en el casco, hasta que le fue permitido refugiarse frente a la costa de Túnez y hacer el trasbordo de la carga para su posterior reparación.

La odisea del Oldendorff

Luego de seis meses se liberó de los hielos el Oldendorff Ahora se dirige hacia Ciudad del Cabo

Lo ayudó la llegada del verano y el consecuente quiebre de los campos de hielo

Navega con cautela hacia tierra sudafricana

Preocupación por el abastecimiento de combustible