Portada ›› Pesca ›› Ecología y Mar ›› 10 acciones claves para 2016 que podrían cambiar el futuro de los océanos

10 acciones claves para 2016 que podrían cambiar el futuro de los océanos

10 acciones claves para 2016 que podrían cambiar el futuro de los océanos

Oceana ha elaborado una lista con 10 problemas de los océanos que deberían ser prioritarios en 2016, y hace un llamamiento a establecer políticas que los aborden. La organización internacional de conservación marina pide a los países que pasen a los hechos tras haber aprobado el Acuerdo de París de la COP21, “observando la importancia de garantizar la integridad de todos los ecosistemas, incluidos los océanos, y la protección de la biodiversidad”.

“Los océanos son la fuente primaria de vida vida sobre la Tierra, pero seguimos saqueando su riqueza y poniendo en peligro su futuro y el nuestro”, afirma Lasse Gustavsson, director ejecutivo de Oceana en Europa. “Oceana envía una advertencia clara: solo los humanos pueden resolver los problemas creados por los humanos. Hay acciones clave que líderes mundiales, autoridades, industria y ciudadanos pueden emprender en 2016 para empezar a detener el declive de los océanos”.

 

10 acciones claves para 2016 que podrían cambiar el futuro de los océanos

 

1. Proteger y gestionar hábitats y especies vulnerables. Gobiernos de todo el mundo acordaron proteger el 10% de los océanos en 2020 de acuerdo con el Convenio sobre la Diversidad Biológica de la ONU.

 

2. No capturar más de lo que el mar puede reponer. Pensar a largo plazo: Los gobiernos deben gestionar la pesca de forma sostenible y de acuerdo con la ciencia, los ciudadanos deberían tomar decisiones adecuadas y sostenibles como consumidores.

 

3. Evitar acabar con organismos no deseados. Mejorar la selectividad de las artes de pesca para reducir las capturas accidentales y los descartes.

 

4. Terminar con la pesca ilegal y exigir responsabilidades legales a sus beneficiarios. La pesca ilegal, no declarada y no reglamentada pone en peligro el sustento de los pescadores honrados y a las especies y hlábitats marinos amenazados, e imposibilita gestionar bien los stocks pesqueros.

 

5. Defender las profundidades. Los hábitats profundos albergan especies vulnerables con escasa descendencia que pueden sufrir pérdidas irreversibles debido a actividades destructivas. Merecen protección.

 

6. Actuar contra el cambio climático. Los océanos están calentándose y acidificándose debido al cambio climático. Esto obliga a las especies a emigrar e invadir otros ecosistemas, y acaba con corales y con animales con concha. El impacto sobre las localidades costeras es impredecible, pero catastrófico en todos los casos.

 

7. Luchar por un mar limpio. Reciclar y reutilizar para generar menos basura y evitar que llegue al mar. Los residuos ya se encuentran en todas partes: desde microplásticos en el pescado a restos en zonas profundas e inexploradas hasta recientemente.

 

8. Ir a energías limpias. Los océanos son fuente de energías renovables (mareas, olas, viento), y en contrapartida reciben vertidos de petróleo y combustibles.

 

9. Invertir más en investigación marina. Probablemente sabemos más de la luna que de los océanos. Necesitamos una mayor comprensión del funcionamiento de los ecosistemas para evaluar mejor sus amenazas y actuar antes de que sea tarde. Y no solo eso: ¡hay miles de especies por descubrir!

 

10. Concienciar sobre el mar. Los océanos no son una anécdota, sino el 71% de la superficie del planeta. Deben estar en el centro de la política e incluso de nuestros pensamientos.