Portada ›› Pesca ›› Ecología y Mar ›› Los gobiernos del Atlántico Nordeste retrasan la protección de especies en riesgo de extinción

Los gobiernos del Atlántico Nordeste retrasan la protección de especies en riesgo de extinción

Las propuestas de Oceana para proteger Haploops y bosques de quelpos amenazados, pospuestas por los países de OSPAR

Oceana considera indignante que los gobiernos hayan rechazado ampliar la ‘lista de especies y hábitats amenazados o en declive’ de OSPAR, retrasando así la protección en el Atlántico Nordeste de ecosistemas en declive y especies en riesgo de extinción. La reunión del Convenio celebrada en Trondheim (Noruega) concluyó ayer con pocos acuerdos para mejorar una lista que resulta inadecuada o, al menos, los procedimientos que se usan para actualizarla. Pese al lema de OSPAR –‘Protegiendo y conservando el Atlántico Nordeste y sus recursos’–, algunos países parecieron más interesados en quitar especies de la lista que en arreglar los fallos en los mecanismos de protección.

 

“La última reunión de OSPAR se puede resumir con facilidad: los países del Atlántico Nordeste no ven la urgencia de proteger especies amenazadas de extinción ni hábitats marinos fundamentales que se hallan en declive debido a actividades humanas. Es más, ni siquiera han llegado a ningún acuerdo para arreglar el procedimiento de ampliación de la lista, que a fecha de hoy deja fuera a 8 de cada 10 especies de peces amenazadas. Se están ignorando los avances científicos”, afirma Lasse Gustavsson, director ejecutivo de Oceana en Europa.

 

A pesar de que la lista de OSPAR es inadecuada y de que los gobiernos se comprometieron a actualizarla en 2010, desde 2008 no se han añadido ni especies ni hábitats y ningún país presentó propuestas en la reunión. Tampoco se adoptó ninguna de las propuestas de Oceana –bosques de quelpos y comunidades de Haploops. Tanto los quelpos como los Haploops son bioconstructores que crean hábitats complejos donde otras especies encuentran cobijo, alimento y lugar de puesta y cría. Sin embargo, les afectan mucho los daños físicos, las modificaciones en la calidad del agua debidas a la contaminación, la variación de temperatura por el cambio climático y la eutrofización.

 

En cuanto a las especies, en la actualidad OSPAR solo se compromete a proteger once especies de peces amenazadas. Entre los muchos que se han dejado de lado, se incluyen seis En Peligro Crítico de extinción: mantellina, tiburón blanco, pez obispo, solrayo, angelote espinudo y angelote manchado.