Portada ›› Pesca ›› Pesca continental. Salmónidos ›› Un pescador asturiano captura en el Ulla el campano- Un bicho de 90 centímetros y casi ocho kilos

Un pescador asturiano captura en el Ulla el campano- Un bicho de 90 centímetros y casi ocho kilos

 Un pescador asturiano captura en el Ulla el campano- Un bicho de 90 centímetros y casi ocho kilos

Celestino Faez pescó el primer salmón de la temporada en el coto de Ximonde
Un pescador asturiano capturó ayer en el río Ulla el campanu de la temporada, un salmón de 7,825 kilos de peso y noventa centímetros de longitud. El ejemplar fue pescado en la ribera estradense del coto de Ximonde, en el puesto de O Viso.

El pescador fue Celestino Faez Vilar, deportista de la localidad asturiana de Muros de Nalón que se desplazó al municipio estradense para probar suerte el primer día de la temporada. Lo de Tino Faez no fue sólo cuestión de fortuna, tiene a sus espaldas una dilatada experiencia ha pescado en el Cares, en el Sella y en el Narcea y también han probado suerte en Galicia, en el Eo, el Masma y el Ulla.

El coto de Ximonde lo visitaron el año pasado por primera vez. Pescando en Asturias conocieron a unos aficionados compostelanos que le recomendaron este enclave privilegiado. Los asturianos les hicieron caso. Tino Faez capturó el quinto salmón del 2007 además de hacer muchos amigos y de disfrutar de la gastronomía local. Este año, regresó casi por casualidad. Los propietarios de la casa de turismo rural en la que se habían alojado el año pasado les informaron de la posibilidad de conseguir permisos de pesca para el puente festivo. Los asturianos decidieron volver. Tino Faez consiguió licencia para la apertura de temporada y su compañero Jaime Menéndez probará suerte hoy.

El pescador del campano del Ulla calcula que a lo largo de su vida ha pescado entre un centenar y un centenar y medio de salmones. Sin embargo, reconoce que el ejemplar sacado ayer ha sido uno de los que más guerra le ha dado. Fue madrugador y peleón. «A las 9.00 lo clavé y a las 9.20 lo saqué», explica el deportista. «No fue fácil. Fue una lucha de poder a poder. Era un sitio con tiro de aguas y el salmón se clavaba en el fondo y no se movía», relata. «Sólo una vez en el Cares, que es un río de aguas muy frías, di con un ejemplar tan difícil como éste», señaló Tino Faez.

El salmón fue un ejemplar salvaje al que el deportista tentó con un cebo natural con dos lombrices de tierra y una quisquilla el famoso sol y sombra. Al campano le gustó la combinación y a su captor le gustó el coto. "Hay que mirar mucho por este coto, que es una joya», declaró.

El pescador se llevará el trofeo a Asturias para degustarlo con sus amigos preparado por un restaurador de Pravia especialista en salmón que acaba de conseguir un premio nacional de cocina.