Portada ›› Piragüismo ›› Más-Piragua ›› Iván Alonso y Diego Piña, del kayak tudense, vencen en casa

Iván Alonso y Diego Piña, del kayak tudense, vencen en casa

Iván Alonso y Diego Piña, del kayak tudense, vencen en casa

Los dos palistas del Kayak Tudense se imponen en el último suspiro a Tom Palmás y Brais Sánchez, del Club Piragüismo Vilaboa, tras un intenso duel.
Mejoran el registro histórico de la prueba al realizar el recorrido en 54 minutos

El 45 Descenso del Miño, se queda en casa, el K2 de Iván Alonso y Diego Piña del Kayak Tudense, club organizador, cruzaron primeros la meta tras un emocionante duelo con la dupla del Club Piragüismo Vilaboa formada por los piragüistas Tom Palmás y Brais Sánchez. Ambos K-2 realizaros la prueba a la par y se presentaron en las proximidades de meta muy igualadas. donde los de Tui fueron más rápidos, parando el crono en 54 minutos y seis segundos, nuevo record de la prueba. Franco Balboa, del Club El Bigua, de Argentina, fue el ganador en K-1. Por clubes se impuso el Ponte de Lima, de Portugal, y el segundo puesto lo ocupó el Kayak Tudense.

Se esperaba el duelo entre los vigentes campeones de Europa de maratón, y el K2 de Vilaboa. Iván y Diego salieron en cabeza en la multitudinaria salida en Salvaterra; pero en no muchas paladas sintieron en la nuca el aliento de Tom Palmás y Brais Sánchez. Y así fue la regata, marcaje de ambos en los 17 kilómetros del recorrido hasta el tramo final del Descenso del Miño, donde los que jugaban en casa, al pasar por el control en La Marina, con un aumento de paladas se colocaron en el primer puesto y marcaron el ritmo, con cumplida respuesta de sus opositores a los que no le metieron los metros deseados. Con la meta a la vista, los cuatro palistas realizaron un gran esfuerzo y también mostraron cansancio. Por escaso margen, la embarcación tudense se hizo con la victoria.
En la modalidad de K-1 se impuso Franco Balboa, del Club El Bigua de Argentina. Demostró una gran autoridad y fortaleza física, ya que superó en mucho tiempo a Iago Monteagudo, del Club Naval de Pontevedra. Franco Balboa es un joven que desde hace algunas semanas se entrena en el Kayak Tudense. Su victoria confirma la gran progresión de un palista que se puede considerar como una gran promesa para el futuro.

Roi Rodríguez, en una regata que no es su especialidad, se vio perjudicado en la salida al sufrir un vuelco su embarcación y terminó en el cuarto lugar de la clasificación. Era uno de los favoritos y además se encontraba mentalizado para optar el triunfo final en una regata que se disputaba cerca de su casa. En la categoría femenina de K-1, la ganadora fue fue Osaba Olaberri, del Club Piragüismo Pamplona, una de las favoritas. Joana Sousa , del Ponte de Lima, fue segunda, y Ana Varela, del Kayak Tudense, terminó en la tercera posición.

En C-1 fue Tono Campos, del Breogán de O Grove, el que dominó al competición con autoridad. Sus compañero de equipo Diego Romero fue tercero y el portugués Nuno Barros ocupó el segundo lugar. le acompañaron en el podio. En C-2 también ganaron los de Breogán de O Grove, con José Manuel Sánchez y Miguel López como vencedores. En K-2 femenino, la victoria fue para Tania Alvárez y Nuria Villacé, del Breogán de O Grove, mientras Jeniffer Casal, del Ciudad de Pontevedra, se impuso en C-1.

sEl Club Náutico Ponte da Lima ocupó el primer puesto por equipos, seguido por el Kayak Tudense y el Club de Mar Ría de Aldán Hermanos Gandón. El Club Naval de Pontevedra fue cuarto y As Torres Romería Vikinga terminó quinto.

En el Descenso del Miño participaron un total de 21 equipos. Además de los gallegos, hubo una notable representación de palistas españoles, argentinos, italianos, portugueses y franceses. La 45 edición de la regata puede considerarse como histórica y además presenta nuevos desafíos para el futuro. El objetivo del Kayak Tudense es fomentar la presencia de palistas internacionales. Lo que no variará será su recorrido, ni tampoco secambiara la fecha. Siempre será en agosto.