Portada ›› Piragüismo ›› Más-Piragua ›› KIKO VEGA y PEDRO GUTIERREZ ganan con autoridad el XI DESCENSO DEL CINCA

KIKO VEGA y PEDRO GUTIERREZ ganan con autoridad el XI DESCENSO DEL CINCA

KIKO VEGA y PEDRO GUTIERREZ ganan con autoridad el XI DESCENSO DEL CINCA

El XI Descenso del Cinca, un año más, volvió a batir otra vez el record de participantes con cerca de 500 palistas venidos de toda España que crearon una serpiente multicolor por las aguas del Cinca a lo largo de la jornada del domingo 24 de agosto.

La prueba estuvo organizada por la Comarca del Bajo Cinca, el Capri Club, Caiac Baix Cinca y los Ayuntamientos de Fraga, Mequinenza y Torrente de Cinca y la Federación Aragonesa de Piragüismo.

 

Este año se incrementaron las cifras respecto a la edición del 2008, sin duda por la novedad de que por primera vez se organizaba conjuntamente una prueba de competición destinada a palistas y clubes federados. Se contó con la presencia por ello de 12 clubes asturianos, cántabros, vascos, valencianos, catalanes y aragoneses, siendo cerca de 100 los palistas inscritos en esta modalidad.

 

Las mejoras realizadas en la zona de salida, con la construcción de una playa de 300 metros, permitió acomodar a las numerosas embarcaciones que se fueron dando cita en el río cinca a su paso por Fraga a primera hora del domingo 24 de agosto. De la misma forma también se mejoraron los accesos y zona de avituallamiento en Torrente de Cinca y la llegada en Mequinenza, que este año estrenaba un embarcadero nuevo con mayor capacidad para la salida de embarcaciones.

 

Desde las 8 de la mañana se empezó a montar en las orillas del Cinca a su paso por Fraga todo el dispositivo organizativo, logística y seguridad de la prueba, con las diferentes empresas de aventura dejando su material de alquiler al borde del río. A a partir de las 8,30 empezaban a llegar todos los participantes en la explanada que se había habilitado junto al cauce del río, lugar de salida donde se había acondicionado una playa para poder acceder al río con mayor comodidad.

 

Tras el desayuno popular que la organización ofreció a todos los participantes y medios de seguridad de la prueba, se empezó a preparar la salida con todo la seguridad dentro del agua y colocando a todos los participantes con sus embarcaciones en la propia orilla, con una zona delimitada para la competición y otra para la prueba popular. A las 10.15 horas y tras el disparo del tradicional cohete se dió la salida oficial donde muy rápidamente los participantes en la prueba de competición se colocaron por delante.

 

Sin duda fue el momento más espectacular de la prueba que reunió a muchos aficionados desde primera hora en Fraga y siguieron el recorrido de forma masiva hasta la meta, llenado todas las zonas de aparcamiento disponibles y animando constantemente desde las orillas.

 

El caudal del río Cinca fue excelente, habiéndose mantenido con un nivel muy bueno a lo largo del verano, ello hizo que fuera en una de las ediciones más rápidas a nivel general. Antes de las 11,30 el K-2 asturiano formado por Kiko Vega y Pedro Gutiérrez, del club S.C. D. Ribadesella hacían entrada en Mequinenza con un tiempo de 1 h 14 m 12 s, pulverizando de esta forma el record absoluto del descenso e inscribiendo por primera vez su palmarés en la modalidad de competición. El triunfo en K-2 femenino Senior fue para Selma Palacin y Laura Tizne del C. N. Helios y el K-1 Senior, en masculino el triunfo se lo adjudicó Erik Arozena de la S. D. Santiagotarrak y el femenino Ana Blasco del C. P. Castelldefells.

 

Torrente de Cinca volvió a ser punto de parada con un avituallamiento solido y líquido, que este año además estrenaba la novedad de ubicarse allí un porteo en la modalidad de competición, donde se habilitaba un circuito de 100 metros donde los palistas salían del agua y recorrían a pie con la piragua hombros todo esa zona. Este fue otra de las zonas mas espectaculares que atrajo a mucho público que fueron animando a los palistas.

 

Tras el paso de los palistas federados fueron llegando todos los participantes de la prueba popular, que tras un refrigerio siguieron rumbo a la meta, dejando primero el cauce del Cinca antes de llegar al Segre y posteriormente llegando a la cola del embalse de Ribarroja en la propia Mequinenza. El cierre de control de meta de todos los participantes quedó cerrado poco después de pasar las 14 horas.

 

En la zona de meta, al igual que años anteriores, se preparó un parque cerrado, donde no podía circular ningún vehículo particular y tanto público como participantes podían moverse con total tranquilidad y comodidad. Se dispuso de zona de lavado de embarcaciones, duchas, masajes, servicio de bar y escenario donde se ubicó el pódium para la entrega de trofeos. Asimismo también se dispuso de un control de meta para la prueba popular, con zona de devolución de dorsales y recogida de los tickets de comida y la camiseta recuerdo de la jornada.

 

Destacar la presencia de los numerosos medios de comunicación que cubrieron la prueba, incluidos cuatro cadenas de televisión, llegando alguna de ellas a retransmitir en directo parte del trayecto.

 

La jornada transcurrió con total normalidad, sin apenas incidentes salvo algunos pequeños vuelcos de las embarcaciones y no teniendo que intervenir ni hacer uso del plan de evacuación y seguridad que la prueba dispone. Varios miles de aficionados siguieron el trayecto desde la salida y abarrotaron las orillas del Cinca, aprovechando las zonas de parking acondicionadas para seguir con mayor comodidad la prueba, confluyendo todos ellos en la meta, donde hubo más espectadores que ningún otro año.

 

La jornada concluyó con una comida de hermandad en el pabellón polideportivo de la localidad que reunió a cerca de 400 comensales y sirvió como un bonito broche final a una verdadera fiesta del piragüismo.

La organización agradeció el comportamiento ejemplar tanto de los participantes como del público asistente, así como el de todos los cuerpos de seguridad y asistenciales que fueron fundamentales durante toda la mañana para que todo trascurriera correctamente.