Portada ›› Piragüismo ›› Más-Piragua ›› La Escuela de Piragüismo Ciudad de Pontevedra presentó a su equipo de Dragon Boat

La Escuela de Piragüismo Ciudad de Pontevedra presentó a su equipo de Dragon Boat

Ganar el Campeonato de España. Ese es el reto para este año del equipo de Dragon Boat de la Escuela de Piragüismo Ciudad de Pontevedra que ayer se presentó oficialmente y que cuenta ya con una treintena de deportistas.

El Dragon Boat es una modalidad de piragüismo con larga tradición en China y a la que poco a poco se van sumando localidades con arraigo en los deportes náuticos. En cada embarcación reman 12 personas, frente a las 4 de máximo en otras modalidades del piragüismo, además del timonel y el tambor, encargado de marcar el ritmo.

"Comenzamos este verano solo cuatro personas; ahora somos ya 30 y tenemos dos embarcaciones", explica su entrenador Borja Carro, que recurrió a la cantera de la Escuela de Piragüismo, que cuenta con cerca de un centenar de deportistas para animarles a probar esta modalidad. "Eché mano sobre de personas que ya estaban cansadas de remar con alto rendimiento y querían probar algo nuevo".

Ganar el Campeonato de España es el reto con el que arranca el Dragon Boat pontevedrés y para lograrlo saben que les esperan meses de duro entrenamiento. "Al hacerlo en equipo, con un sufrimiento compartido, se lleva mucho mejor. Te hace mejorar sí o sí", apunta.

La financiación es, al igual que en la mayoría de las entidades deportivas, el principal inconveniente de este club. "Vendemos rifas o cosillas así para conseguir algunos fondos, pero está complicado". Borja Carro confía en que la cuestión económica se vaya aclarando poco a poco. "Primero tenemos que ganar algún campeonato y después será más fácil conseguir un patrocinador para el equipo. Esa es la mentalidad con la que salimos a entrenar cada día". Y es que la constancia en la base del éxito en el deporte, por ello los integrantes de este club, todos mayores de 14 años, se citan cada día entre las 21 y las 23.00 horas para remar en las aguas del Lérez.

Cuentan ya con dos embarcaciones, que han reformado con sus propias manos.