Portada ›› Piragüismo ›› Más-Piragua ›› Manchón y Busto estudian acciones judiciales contra el machismo del Descenso del Sella

Manchón y Busto estudian acciones judiciales contra el machismo del Descenso del Sella

El comité organizador recibirá hoy más de 55.000 firmas pidiendo que una pareja mixta pueda competir en K2-senior

Un juvenil, un veterano o alguien que nunca haya practicado piragüismo puede participar en la categoría reina del Descenso del Sella, pero una mujer no puede hacerlo. Es la realidad con la que se encontró el año pasado Beatriz Manchón, que tenía intención de competir en la prueba más importante de Asturias al lado de su amigo y ganador de varios Sella y numerosos títulos internacionales Manuel Busto. Se inscribieron y a la hora de recoger el dorsal se encontraron que no les habían dejado entrar en esa categoría, sino en la mixta, por lo que decidieron no participar. Este año han vuelto a apuntarse y temen que el resultado va a ser el mismo, que los recoloquen en una categoría que ellos no quieren. Para evitarlo esta mañana está previsto que se presenten más de 56.000 firmas recogidas a través de una plataforma de internet en la que se pide que una piragua mixta pueda competir en K2-senior y, de paso, que la prueba se actualice a los tiempos actuales.

Así lo asegura Beatriz Manchón, que manifiesta que detrás de la negativa a dejarle competir junto a un hombre en K2-senior hay «un motivo personal. Si los integrantes no fuéramos Manuel Busto y Beatriz Manchón no sería así» y apunta también a la postura «retrógrada» del Comité Organizador del Descenso del Sella,que les impidió participar el año pasado y piensa que actuará de modo semejante en esta edición. «La normativa del Sella es muy machista», asegura y recuerda que «las mujeres hasta hace unos años no subían al podio y la contrarreloj no está abierta a ellas». La negativa a dejar participar a una mujer en la categoría reina le parece una continuación de este tipo de actitudes que cuenta con el rechazo del Instituto Asturiano de la Mujer. «Nos apoya y dice que es discriminatorio porque se acepta a los juveniles y a otras personas, sólo se da discriminación por razón de sexo», explica y añade que, de hecho, no hay ningún tipo de requisito deportivo para apuntarse al Descenso del Sella.

 

De hecho la posibilidad de que ella compartiese piragua con Manuel Busto se dio después de que el asturiano se plantease participar con Chechu Rubiera, quien, según Manchón, no tenía práctica encima de una piragua. Por ello el campeón mundial de piragüismo le planteó a su amiga, que ganó 16 medallas en el Campeonato Mundial de Piragüismo y 22 en el Campeonato Europeo de Piragüismo, que ocupara el lugar del ciclista y porque «la normativa de la Federación Española de 2015 lo permitía» y había precedentes. «Nuestra intención era debutar como pareja en el Sella, por lo simbólico de la prueba», explica Manchón y añade que aunque no pudieron estrenarse en Asturias sí lo han hecho en otras competiciones. De hecho, días atrás participaron en el Descenso del Río Segura, donde «quedamos segundos y sufrí mucho, pero no ha pasado nada». También les han invitado a otras competiciones a las que luego no les dejaron acudir porque «recibieron presiones para que no fuéramos».

 

La Federación Española de Piragüismo permite la participación de parejas mixtas en el K2-senior, pero la organización de la prueba asturiana la delega en el Comité Organizador del Descenso del Sella, que niega esa posibilidad y les manda inscribirse en la categoría mixta. Esto supone mucha menos vistosidad y les obliga a los participantes a salir más tarde, algo que Manchón considera que no es acorde al nivel de Busto. Tampoco cree que estén en una situación privilegiada para participar en el Sella, ya que su objetivo sería acabar entre los 15 y los 20 primeros, pero lejos del podio. En los últimos meses Manchón ha intentado recabar el apoyo de la Federación Española de Piragüismo y del Consejo Superior de Deportes, pero ha obtenido «la callada por respuesta».

 

Más parejas mixtas que lo piden

 

Aunque los órganos oficiales no se hayan pronunciado Manchón y Busto sí han encontrado apoyo en el Instituto Asturiano de la Mujer y en otras personas. «Nos sentimos súper arropados», asegura y apunta a que estudian la posibilidad de acudir a la vía judicial para que la K2 senior sea una categoría abierta a las mujeres. «Si el reglamento del Descenso del Sella no se adapta a este siglo habrá que cambiarlo», apunta. De hecho ella y Manuel Busto han sido los primeros -o al menos los más mediáticos- en pedir remar el Sella en la máxima categoría, pero no los únicos. Manchón sabe de una pareja de Navarra que lo ha pedido pero que no cree que puedan hacerlo, al encontrarse en su misma situación. El viernes recogerán el dorsal de participantes en el 81º Descenso del Sella y sabrán en qué categoría les han incluido. Manchón tiene claro que si no es la K2 senior ni ella ni Busto cogerán los remos. Añade que «en piragüismo se dice que si no has remado el Sella no eres piragüista». Ella ya lo hizo hace unos cuantos años y ahora quiere repetir experiencia en la máxima categoría.