Portada ›› Piragüismo ›› Más-Piragua ›› Teresa Portela: "El objetivo en Río es luchar por las medallas"

Teresa Portela: "El objetivo en Río es luchar por las medallas"

Teresa Portela: "El objetivo en Río es luchar por las medallas"

Teresa Portela (Cangas de Morrazo, 1982) consiguió la clasificación para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro al ganar la medalla de bronce en el K1 200 metros durante el Mundial de piragüismo del pasado verano.

Lo hizo sólo 17 meses después de ser madre. Ahora se prepara concienzudamente para asaltar las medallas en los que serán sus quintos Juegos Olímpicos. Pase lo que pase en Río, Teresa Portela se ha ganado un hueco en la historia del deporte español. La piragüista gallega atiende a LaLiga4Sports justo después de uno de sus intensos entrenamientos en la Pista de Piragüismo de Verducido en Pontevedra, recientemente rebautizada como Pista ‘David Cal’.

La piragüista española, ya clasificada para los JJOO, nos cuenta cómo vive los meses previos a la cita más importante del año. La pista de Piragüismo de Verducido será su escenario de entrenamiento hasta el próximo mes de agosto cuando inicie su viaje a Río de Janeiro para participar por quinta vez en unos Juegos. Antes de esa cita solo una competición internacional aparece señalada en el calendario de la palista internacional española más laureada, la Copa del Mundo de Duisburg que se disputará en la emblemática pista alemana del 20 al 22 de mayo.

Precisamente la pista de Duisburg fue escenario en 2015 de su primera medalla internacional como ‘mamá’. Un anticipo sin duda de su medalla de bronce en el mundial de Milán 2015 que significaba la clasificación del K1 200 metros femenino de España para los JJ.OO de Río de Janeiro 2016. La pista de Duisburg y esa inolvidable medalla significaron además el reencuentro de la palista gallega con la competición internacional, desde que en agosto de 2012 Teresa finalizara 4ª en la final K1 200 de los JJ.OO. de Londres 2012, acariciando una medalla que tuvo a su alcance más cerca que nunca en sus participaciones olímpicas.

Debutó en Sydney 2000 en K1 500, en Atenas 2004 fue 5ª en K2 500 y 5ª en K4 500 y en Pekín 2008 5ª en K4 500 y participó en K1 500. Con 4 diplomas olímpicos cosechados en una trayectoria plagada de éxitos internaciones, con 2 títulos mundiales y 4 de Europa en K1 entre otras muchas medallas, tuvo tiempo de tomarse un descanso para ser ‘mamá’ y decidirse a afrontar el reto seguramente más exigente se su vida, el de ser madre y deportista de élite, que de nuevo supo alcanzar con su medalla mundialista de Milán 2015 con sabor a Río 2016. Ahora Teresa sueña con convertirse en una mamá Campeona Olímpica.

¿Cómo estás a sólo 4 meses de viajar a Río?

Me encuentro bien. Faltan cuatro meses para los JJOO, pero bueno, yo voy día a día. Me queda mucha carga de entrenamiento por hacer, así que veo los Juegos un poco lejos pensando en todas las horas y los días que me faltan para poder estar en agosto en Brasil.

Conseguiste el billete olímpico hace casi un año... ¿Se trabaja con mayor tranquilidad pensando que los deberes están ya hechos?

El haber conseguido la plaza el año pasado es una tranquilidad porque ya estás centrada con el objetivo conseguido. Pero, evidentemente, la tranquilidad nunca es completa. El objetivo es estar en la final de los JJOO, luchar por la medallas, y por eso no contemplo la posibilidad de relajarme. Sé que mis rivales van a estar entrenando como nunca, y eso es lo que tengo que estar haciendo yo también.

¿Llegas a Río en el mejor momento de tu carrera?

Pues no lo sé... No lo sé, aún quedan meses para afinar y saber exactamente dónde y cómo estoy.

¿Es la medalla olímpica el gran reto de tu carrera deportiva?

Estoy muy orgullosa de lo que he hecho durante mi carrera deportiva. Sí es verdad que me falta la medalla olímpica, pero sigo año tras año peleando por conseguir ese objetivo. Si no viene, estaré también muy orgullosa de haber dado lo mejor de mí. Si viene, habrá que celebrarlo por todo lo alto… (risas) Es muy complicado. En unos JJOO pasas por muchas cribas y hay muchísimo nivel; especialmente en K1 200 metros.

¿Sabes exactamente cuántas medallas has conseguido?

No lo sé. Muchas veces los periodistas me lo preguntáis… No sé, serán treinta y tantas entre Campeonatos de Europa y Campeonatos del Mundo… No sé, el día que me retire las contaré… (Lleva 31 medallas sólo en campeonatos internacionales)

¿Dónde las tienes guardadas?

Las ponía en casa de mis padres. En un corcho las iba poniendo con chinchetas, pero se me acabó el corcho… (risas) Y las voy acumulando. El día que me retiré me sentaré, las contaré y, después, las ordenaré.

¿Cómo fueron tus inicios en el piragüismo?

Empecé con 9 años para disfrutar, pasarlo bien…. Pasar el verano de la manera más agradable posible con mis amigos. Y bueno, poquito a poco fue surgiendo, van saliendo las cosas. Evidentemente eres una niña, te gusta ganar. Estoy muy orgullosa de mi carrera y si estoy ahora mismo donde estoy es por todo lo que he vivido hasta ahora. El hecho de haber formado parte del equipo nacional… Todo fue un aprendizaje. Todo eso me ha traído a día de hoy donde estoy.

Eres piragüista pero por encima de todo madre. Ahora, afortunadamente, puedes compatibilizar ambas cosas...

Yo siempre tenía en mente el hecho de ser madre. De primeras pensaba: el día que sea madre dejo mi carrera deportiva. Pero, por otra parte, después de tantos años me daba pena cortar mi carrera. Luego tuve a mi hija, y al siguiente mes volví a entrenar y conseguí volver al Mundial. Gané una medalla y me clasifiqué para los Juegos. Compatibilizar la maternidad con la competición de alto nivel es duro, pero así puedes vivir la maravillosa experiencia de ser madre y sentirte realizada profesionalmente, que también es importante.

La voz de Teresa Portela es la de alguien que es consciente de sus logros. Pese a todo lo conseguido a lo largo de su trayectoria profesional, sigue queriendo más. Competitividad y talento al servicio del piragüismo español.