Portada ›› Piragüismo ›› Recepción de Miguel Cardenal al piragüismo español en el CSD

Recepción de Miguel Cardenal al piragüismo español en el CSD

Recepción de Miguel Cardenal al piragüismo español en el CSD

Miguel Cardenal: “Nos estáis dando cada vez más motivos para seguir creyendo en vosotros”
Díaz Flor: “Tenemos el futuro asegurado en el K4. Un crono de 2:53 en un K4 es tiempo de medalla en unos Juegos Olímpicos”

El expiragüista José Ramón López Díaz-Flor, plata olímpica en 1976 en Montreal (Canadá), cree que con la victoria lograda por el K4-1000 metros español hace tres días en la Copa del Mundo de Milán (Italia) ha logrado "revivir el momento más ilusionante" de este deporte 38 años después. Díaz-Flor, actualmente el Director del Centro de Alto Rendimiento de Madrid, y su compañero de K4 en los setenta, Herminio Menéndez, acudieron a la recepción que Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte, ofreció al actual K4 y Javi Reja en la sede del Consejo Superior de Deportes.

Los 5 palistas españoles, el entrenador del K4 Luis Brasero y el presidente de la RFEP Juan José Román Mangas acudieron en representación de la Selección Española de Piragüismo de Aguas Tranquilas que participó el pasado fin de semana en la 1ª Copa del Mundo de la temporada 2014 con unos destacados resultados que fueron coronados por la cuatro medallas de oro, la de Saúl Craviotto, la de Sete Benavides, la de Javi Reja en Paracanoe y la histórica presea cosechada en K4 1000 metros, una asignatura pendiente del piragüismo español desde la década de los 70.

El K4-1000 español, formado por el asturiano Javier Hernanz, los gallegos Rodrigo Germade y Óscar Carrera y el vasco Iñigo Peña, logró un triunfo histórico en una modalidad en la que España no lograba subirse a lo más alto del pódium cuando la mítica tripulación formada por Herminio Menéndez, Ramos Misione, José María Celorrio y José Ramón Díaz Flor se proclamaba Campeona del Mundo en Belgrado 1975.

Díaz Flor sigue de cerca la evolución deportiva de estos chicos desde hace años, "Vivo con ellos siempre. Sabía que tenían muchas posibilidades, no porque hayan ganado o dejen de ganar, sino porque las posibilidades están en el crono, que no engaña. 2:53 en un K4 es tiempo de medalla en unos Juegos Olímpicos", dice el actualmente director del Centro de Alto Rendimiento de Madrid. Y continuó destacando la importancia de lo ocurrido el pasado sábado "He vivido el fin de semana más ilusionante de mi vida en mucho tiempo, desde 1976 en los Juegos de Montreal (plata) o en 1975 en el Mundial de Belgrado (oro). El momento más ilusionante es revivir recuerdos de esa etapa mía de joven, desde el pódium a la alegría o el festejo con mi familia y mis compañeros", recordó. Y no le tembló la voz al afirmar "La mayoría de mis compañeros están fuera de este contexto, pero para mí estos chicos es como si fueran mis hijos. Tenemos el futuro asegurado en el K4. La cimentación es sólida, consistente, y podremos conseguir un K4 mejor", comenta Díaz-Flor.

"Los Juegos, con este grupo, se miran con optimismo. Del grupo no destaco el resultado, sino la cohesión. Hay un líder y deben actuar como si fueran hermanos gemelos los cuatro. Los ha compactado Luis Brasero (entrenador) con mucho acierto y nos sentimos muy orgullosos", comentó Díaz-Flor.
"Podemos tener un K4 en Río de Janeiro y si todo va bien os veremos con una medalla colgada. Nos estáis dando cada vez más motivos para seguir creyendo en vosotros. Con el extraordinario trabajo y la mezcla de juventud y experiencia que tenéis lo haréis posible.
Enhorabuena", dijo Cardenal, durante su intervención.