Portada ›› Turismo Náutico ›› Costa de Cádiz. Un paraíso de arenas blancas

Costa de Cádiz. Un paraíso de arenas blancas

Las arenas blancas y finas y el agua cristalina convierten las playas de Caños de Meca en un oasis paradisiaco idóneo para disfrutar en estas fechas de los últimos rayos de sol. Sumergido en una sensación de tranquilidad, el visitante puede deleitarse con todos sus rincones naturales en los que práctica del naturismo o del nudismo es algo habitual.

costacadiz01

La edificación de este pequeño enclave gaditano se aleja de las tradicionales casas encaladas andaluzas y se acerca a las nuevas construcciones rurales, siendo éste y los aparta-hoteles los principales reclamos de todos los turistas que llegan aquí no sólo para relajarse al sol, sino también para practicar los numerosos deportes de riesgos que pueden realizarse sobre sus aguas cristalinas: el submarinismo, el piragüismo, el 'windsurfing', el surf, la pesca deportiva...

Desde este paraíso hasta la costa de Barbate se extiende el Parque Natural de la Breña con un vertiginoso acantilado de 100 metros sobre el nivel del mar, bosques de pino, dunas, marismas... Dos ecosistemas separados tan sólo por unos metros que ofrecen dos mundos diferentes.

Zona de ocio
Hospedados en lugares como el hostal Sajorami, el hostal Miramar, el turista encuentra en la costa gaditana una amplia oferta de ocio compuesta por terrazas de verano, discotecas y chiringuitos en los que se puede probar los productos del mar extraídos de estas tierras y elaborados por sus ciudadanos. Para relajarse, la cafetería Trafalgar Las Dunas (en los Caños de Meca) es un enclave idóneo incluso para las noches en las que comienza a refrescar. En Barbate, se puede disfrutar todo el día en la Costa de las Almadrabas, repleta de calitas y cientos de gaviotas.