Portada ›› Vela ›› Regatas Oceánicas ›› El Ericsson 4 de Magnus Olsson y el Ericsson 4 de Torben Grael han conseguido volver la lucha por la victoria de etapa.

El Ericsson 4 de Magnus Olsson y el Ericsson 4 de Torben Grael han conseguido volver la lucha por la victoria de etapa.

Con ocasión del Año Nuevo Chino, las tripulaciones de Ericsson Racing Team tienen motico de celebración. El Ericsson 4 de Magnus Olsson y el Ericsson 4 de Torben Grael han conseguido volver la lucha por la victoria de etapa.

En el informe de posiciones de las 16:00 GMT, el Ericsson 3 de Olsson era segundo, 40 millas náuticas por detrás del líder y a poco menos de 700 millas de la meta en Qingdao, China, sede de la regatta olímpica el pasado verano. Su hermano Ericsson 4, el barco de Grael, líder de la general con 39 puntos, estaba 72 millas atrás del líder. Los dos barcos estaban al Este de Taiwan, casi en el extremo norte de la isla.

Al acercarse a China y a su filosofía del ying y el yang, sus dificultades están lejos de terminar. Tras sobrevivir a una brutal tormenta durante el fin de semana, las últimas 12 a 18 horas vieron una caída del viento, lo cual dio la oportunidad de hacer algo de mantenimiento de barco y personas, pero sólo momentáneamente.

"Una vez más ha sido un día movido a bordo del Ericsson 4," dijo el inglés Guy Salter, el tripulante de comnicación. "Alrededor de las 15:00 hora local recibimos noticias de que el viento estaba en camino, y con considerable fuerza. En menos de 40 minutos pasamos del Código Cero a llevar la mayor con tres rizos y tormentín en más de 40 nudos de viento frío. Fue bastante surrealista", dijo.

Las condiciones se están deteriorando debido a una ráfaga de aire ártico va a azotar el este del mar de la China, haciendo que las temperaturas caigan en picado.

"Se espera aire frío de alrededor de Corea y el mar de Japón extendiéndose hacia el Este del Mar de la China", dijo el meteorólogo del equipo, Chris Bedford. "Esto dará un empujón de unas 12 a 18 horas con vientos del Norte de 20 a 30 nudos, devolviendo a los barcos a condiciones duras pero a la vez propulsándolos más directamente hacia el Noroeste hacia la costa china y más tarde el mar Amarillo."

En el lado positivo, el rumbo más directo a la meta adelantará su llegada, que podría ocurrir el jueves o el viernes. Pero contrarrestando estará el aire frío, que hará mella en los ya candsados regatistas.

"Van a bajar las temperaturas muy rápido, lo cual va a ser muy difícil para todos", dijo el navegante de Ericsson 4, el inglés Jules Salter. También dijo que es difícil decir qué es peor, los vientos de 45 nudos o las bajas temperaturas.

"Ambas cosas son basante desagradables. Va a ser interesante ver cómo nos las arreglamos y cuánto tiempo nos lleva hacer cosas como cambiar velas. Las condiciones harán que todo el mundo esté mucho más cansado. Es algo más por lo que podríamos tener que frenarnos un poco y reservarnos", dijo Salter.