Portada ›› Vela ›› Regatas Oceánicas ›› Ericsson 4 amplía su liderato con un ritmo imposible de seguir para los siete perseguidores. La batalla por el segundo puesto es feroz

Ericsson 4 amplía su liderato con un ritmo imposible de seguir para los siete perseguidores. La batalla por el segundo puesto es feroz

Ericsson 4 amplía su liderato con un ritmo imposible de seguir para los siete perseguidores. La batalla por el segundo puesto es feroz

El Ericsson 4 continúa ampliando su liderato con un ritmo imposible de seguir para los siete barcos que le persiguen. La batalla por el segundo puesto es feroz, con tres barcos en una milla y un cuarto sólo seis millas por detrás. Tal y como están las cosas, y según cuentan los protagonistas, una simple nube mal tomada puede significar la pérdida de hasta cuatro posiciones en cuestión de minutos. El viento ha decidido soplar ahora del Oeste-Noroeste, haciendo que la marcha de los barcos oscile entre los 6 y los 9,5 nudos a medida que avanzan rumbo Nornoreste en busca de más presión.

Aunque con una separación lateral de unas 60 millas respecto a su rival más cercano, el Telefónica Azul se encuentra peleando duro por la segunda plaza. Ericsson 3 y Green Dragon a su vera, y Delta Lloyd por detrás, luchan, así mismo, por la misma posición, aunque el barco de Iker Martínez y Bouwe Bekking ha sido el más rápido del último reporte de posición. El barco español ha pasado en las últimas 24 horas desde el sexto puesto hasta el segundo, gracias a recorrer 30 millas más que sus adversario y por estar situado más al Oeste que el resto de la flota. Esta situación le permite seguir realizando un rumbo casi directo a Cochín

Cundió el pánico durante las primeras horas de esta madrugada a bordo del “Telefónica azul”, Iker Martínez lo relataba así “vaya noche hemos pasado! Hemos estado cuatro horas sin viento, totalmente parados, sin un alma de viento, pensando que los demás ya se iban para siempre.”. Pero a media noche las cosas cambiaron y el viento volvió a soplar en el barco español “De repente, entró una rachita un poco más fuerte y pudimos salir. ¡Qué liberación!”-exclamó el campeón olímpico. Y así lo reflejan los partes de posiciones de las últimas horas en donde el “Telefónica azul” ya ha salido de los Dioldrums con un viento de Oeste que le permite seguir soñando con el podio. Pepe Ribes, proa del barco español afirmaba esta mañana “¡Por fin fuera de los Doldrums! A pesar de la rotura estamos bien colocados para el final de la etapa. El parte meteorológico no parece muy fiable ya que hay una tormenta tropical fuera de la India y, en realidad, no sabemos qué va a pasar. Falta saber si hay ceñida a estribor para llegar a Cochin porque, si no lo hay, tenemos buenas posibilidades”.

El Telefonica Negro ya ha abandonado la cola del pelotón, pero a esta hora se encuentra todavía demasiado lejos de la sexta plaza ocupada por el PUMA. Los dos barcos españoles se mantienen al Oeste del grupo, y son los únicos que no han superado todavía el meridiano 76º16’ Este en el que les espera Cochin. Al frente de la flota, el Ericsson se encuentra a un reporte de posición de cruzar el ecuador geográfico. El “Telefónica negro” de Fernando Echávarri entrará dentro de poca horas también en el viento que esta madrugada recibió su “hermanos” de equipo y como adelantaba el canario David Vera esta mañana, todo puede ocurrir a partir de entonces “hoy el día amaneció con 6 nudos del Noroeste. Vamos 15 grados caídos de Cochin (India) y esperamos que role más hacia el Oeste. Esto nos vendría muy bien con el resto de la flota.”
Vera, relataba como los partes meteorógicos y la realidad son totalmente distintos, las estadísticas y la fiabilidad, por ser una zona muy poco transitada, es muy baja “ahora estamos pasando los Doldrums, con muy poco viento y se hace complicado saber lo que va a pasar ya que nuestro navegante, Roger, comenta que los partes que recibimos no se asemejan demasiado con el viento que vamos teniendo, esta zona está menos controlada meteorológicamente que el Atlántico”
La dificultad de atravesar la zona de las calmas ecuatoriales queda patente en sus últimas líneas de hoy “anoche hubo un poco de lío con los chubascos. Así como en el Atlántico vienen acompañados de mucho viento y lluvia, aquí nos dejan totalmente encalmados. Hay que tener mucha paciencia, bajar el código cero, subir un foque pequeño que sirva de buscavientos, mantener el barco proa a Cochin y esperar que vuelva a entrar el viento.”

“Las cosas todavía nos van bien”, escribía a mediodía de hoy Ryan Godfrey, el proa del Ericsson 4. “Aunque esta mañana hemos perdido parte de la ventaja lograda ayer, todavía estamos en posición dominante y esperamos un aumento de la presión que nos permita incrementar la media de velocidad. Faltan 665 millas. No es mucho, similar a una Sydney Hobart Race, pero a seis nudos de velocidad, la llegada parece estar todavía muy lejos”.

Fernando Echavarri, patrón del Telefonica Negro, hablaba hoy de las dificultades que están impidiendo al barco español acercarse al grupo de cinco barcos que tiene por delante: “Parece que hemos salido ya de los Doldrums, aunque todos los modelos que tenemos de cara a la llegada a Cochin nos dan muy poco viento, así que va a ser una serie de Doldrums permanentes. Hemos tenido problemas estos días atrás con la rotura de la orza de deriva que nos ha hecho ir mucho al Oeste y separarnos del grupo de cabeza”.

Respecto a lo que les espera en la recta final hasta Cochin, el campeón olímpico deja entrever la incertidumbre en la que se debate toda la flota en estas millas finales: “Todos los modelos que tenemos son completamente erróneos, lo cual es lógico, porque creemos que no hay suficientes datos de estaciones como para actualizar modelos. Esa va a ser una de las grandes preocupaciones y de las cosas que van a dejar bastante abierta la regata hasta la India, que todo el mundo vamos más o menos a ciegas”.

A ciegas o no, lo que parece quedar claro en cada parte meteorológico es que tras la salida de los Doldrums, los barcos todavía se encontrarán con desafíos antes de tocar puerto. En palabras de Jennifer Lilly, meteoróloga oficial de la Volvo Ocean Race, además de las complicaciones de un viento inestable y débil, llegando a Cochin “hay un incremento de la corriente ecuatorial que empujará a los barcos hacia el Este, y la probabilidad de tormentas aumentará a medida que los barcos pongan rumbo a destino”.
Viento, corrientes, nubes, chubascos, tormentas… Demasiados factores externos contribuyen a añadir tensión a estas millas finales. Las próximas horas prometen ser determinantes de cara al resultado de la etapa.

Parte de posiciones 14:00 horas (hora española)
1º Ericsson 4 (Suecia), a 607 millas de la llegada
2º Telefónica azul (España), + 72 millas
3º Ericsson 3 (Suecia), + 81 millas
4º Green Dragon (Irlanda/China), + 86 millas
5º Delta Lloyd (Holanda), + 88 millas
6º Puma (EE.UU.), + 93 millas
7º Telefónica negro (España), + 154 millas
8º Team Russia (Rusia), +187 millas