Portada ›› Vela ›› Regatas Oceánicas ›› Muchas opciones tácticas en la VOR pasada la meta volante

Muchas opciones tácticas en la VOR pasada la meta volante

Muchas opciones tácticas en la VOR pasada la meta volante

Con viento del Oeste amainando en intensidad después de cuatro jornadas más que duras, y que se mantiene en el rango de los 15- 20 nudos, la flota continúa navegando en un potente largo.

Si alguien pensaba que la Volvo Ocean Race había perdido interés con la nueva ruta, estaba realmente lejos de la realidad. Aunque dé la impresión de que la flota se ha compactado en el eje Norte-Sur viendo las millas de ventaja del líder, la verdad es que en este momento casi nadie se preocupa de marcar a su adversario, y el juego de cartas se basa en la estrategia que cada equipo quiere seguir cara a la llegada en India.

Con la difícil estrategia que plantean los partes meteorológicos, con una alta presión moviéndose desde Madagascar y una baja formándose más al Este, todo puede pasar. Nadie está tranquilo, y los navegantes parecen perder la calma con cada parte de meteorología y los cambios en los reportes de posición.

La flota continúa liderada por los potentes Ericsson, con el equipo nórdico de Anders Lewander al frente, seguido de sus hermanos mayores -capitaneados por Torben Grael- en segunda posición.

Las opciones en esta segunda etapa de la Volvo Ocean Race son, al menos sobre el papel, dos: La primera, que es la que ha seguido el Ericsson 3, se basa en la búsqueda de Norte siempre y cuando la alta presión no detenga su marcha. Mientras, el grueso del pelotón –formado por Puma, Telefonica Negro, Telefonica Azul y Green Dragon- se mantiene más conservador, un poco más abajo. La segunda opción es también arriesgada, y ha sido elegida por el Team Russia y el Delta Lloyd, que son los barcos que se encuentras más al Sureste de la flota intentando entrar antes que los demás en la baja presión, que parece estar formándose al Este de la flota.

El “Telefónica azul” de Iker Martínez y Bouwe Bekking, durante las últimas 24 horas ha conseguido recortar 13 millas y superara al chino-irlandés “Green Dragon”, al igual que al norteamericano “Puma”, al cual le ha sacado 53 millas . “Esto empieza a pintar de otro color” –afirmaba ayer tarde el patrón del Telefónica azul, Iker Martínez.
A medida que la flota comienza a subir de latitud hacia el ecuador, ésta se comprime. Todos los barcos han comenzado a recortarle distancia a la cabeza, en manos del “Ericsson 3” y desde el líder hasta el último clasificado, el “Delta Lloyd” hay tan sólo 99 millas.
Entre los cinco primeros barcos de la flota tan sólo hay 41 millas de diferencia, después de haber recorrido ya más de 2.000 de las 4.500 millas teóricas que separan Ciudad del Cabo con el puerto indio de Cochín. A partir de aquí todo vuelve a empezar.
El campeón olímpico de Barcelona 92 y vencedor de las 32 America’s Cup, el mallorquín Jordi Calafat, se sumaba a las afirmaciones de optimismo que trasmitía Iker “después mucho trabajo y en condiciones muy duras, por fin se ven los resultados” “Hoy hemos pasado al irlandés ¡y en tres horas le hemos ganado 10 grados! Será un etapa muy interesante y llena de sorpresas hasta el final”.
En las últimas 24 horas el “Telefónica azul” recorrió 488 millas. Esa sensación de velocidad la transmiten desde el barco español “Aquí vamos, mojados hasta los... pies pero todo va bien. No nos podemos quejar. Lo bueno es que vamos muy rápido, así que se estima que llegaremos a Cochin sobre el día 29” –comentaba Pablo Arrate. El ritmo de guardias casi se ha regularizado tras el trabajo extra de reparación de velas, pese a que el francés Laurent Pages sigue fuera de ellas guardando reposo tras lastimarse esta semana su hombro “Hoy por fin he conseguido dormir casi cinco horas seguidas, así que ya estoy como nuevo”. –exclamaba Arrate. “Hasta hoy no habíamos podido dormir mucho porque nos faltaban tres tripulantes: dos estaban arreglando las velas en sus horas de guardia, Jordi Calafat y Daryl Wislan, mientras que Laurent está en reposo ya que le duele el hombro”
El ritmo desde que el pasado sábado día 15 se salió de Sudáfrica, ha sido frenético, hasta tal punto que la tripulación sólo ha tenido tiempo para hacer sus guardias, comer y descansar, así durante siete días seguidos “la ropa que llevo mientras escribo esto es la del primer día”.- afirmaba Pablo “Si, la tengo un poco húmeda pero que es la que llevaré hasta que venga el calor. En ese momento podremos ducharnos, y aprovecharé para ponerme ropa limpia. De momento, seguimos saliendo a cubierta con los guantes y gorro de neopreno puestos, ya que hace bastante frío. También usamos los cascos porque cada cinco segundos te viene la ola y te pasa por encima. La verdad es que a este paso nos saldrán escamas”
“Es impresionante, llevamos siete días y no hemos parado de mojarnos” en referencia a la dureza de la navegación durante esta pasada semana. “Cada vez que vamos a cubierta recién salidos del saco estamos casi secos, pero en seguida llega el primer roción… Poco a poco te vas acostumbrando, aunque eso de tener que volver a ponerte la ropa de aguas mojadas es bastante fastidiado.”
Sobre la comida, el cántabro apuntaba “estoy comiendo bastante bien. ¡Menos mal! porque ya se va notando el cansancio…”
El gran trabajo que se esta llevando a cabo sobre el trimado y configuración del plano bélico es otro aspecto que desde “Telefónica azul” transmiten “hacemos bastantes cambios de velas y hay que trabajar mucho en el trimado para que el barco siga corriendo a tope. Lo peor de todo es empaquetar los spis. Imagínar tener que meter 500 metros cuadrados de vela dentro de este “barquito”. Pues no nos queda otra, y hay que ordenarlo y embutirlo en un calcetín especial de 35 metros de largo.”

Las próximas horas dirán quién de ellos se lleva el gato al agua y cuál de los dos frentes que se están creando al Noroeste y Sureste pagan más dividendos: eso si, sin olvidar el ataque a los aun lejanos Doldrums en el horizonte. Por ahora, el equipo que más activos está empezando a cobrar pese a ir último en la clasificación es el Delta Lloyd. Los de Chuny Bermúdez han sido el barco con mayor número de millas acumuladas en 24 horas, 508 millas, y además con la media de velocidad más alta en las últimas tres horas: 21,5 nudos.

Nadie ha dicho que la distancia más corta entre dos puntos sea la línea recta, al menos en el mar. Y eso es lo que está demostrando la flota de la Volvo Ocean Race. Buscar el frente que más rápido te haga ir te hará llegar antes, aunque eso a veces implique recorrer más distancia.

En otro orden de cosas, la situación se va normalizando a bordo de los Volvo Open 70.
A bordo del estadounidense Puma parece que las reparaciones de los daños estructurales que habían sufrido con el temporal van dando algo más de confianza, aunque los de Ken Read han perdido un tiempo de oro tanto en la reparación, como en la busca de condiciones de viento más ligeras que el resto para no sufrir más daños.

Otro de los que sufrió desperfectos en el temporal, el chino irlandés Green Dragon patroneado por Ian Walker, parece que ya ha conseguido finalizar con la reparación de su botavara partida, que han tenido que laminar.

 

Posiciones a las 16:00 horas

1 Ericsson 3, a 2.570 millas de Cochin

2 Ericsson 4, a 13 millas del líder

3 Green Dragon, a 37 millas del líder

4 Telefónica Azul, a 38 millas del líder

5 Puma, a 39 millas del líder

6 Telefónica Negro, a 71 millas del líder

7 Team Russia, a 74 millas del líder

8 Delta LLoyd, a 103 millas del líder