Portada ›› Vela ›› Regatas Oceánicas ›› Wild Oats XI primero en real al cruzar la línea de Hobart tras la batalla del Derwent.

Wild Oats XI primero en real al cruzar la línea de Hobart tras la batalla del Derwent.

Wild Oats XI primero en real al cruzar la línea de Hobart tras la batalla del Derwent.

Mark Richards ha llevado al Wild Oats XI a su novena victoria en la Rolex Sydney Hobart después de una pelea total con el Comanche de Jim Cooney en el Río Derwent esta noche, mañana en España, recuperando el récord de regata que el Perpetual LOYAL de Anthony Bell le quitó el año pasado.
Wild Oats XI destrozó el récord del año pasado de 13h 31mins 20secs después de cruzar la línea de llegada a las 21:48:50 H NZ, en el nuevo tiempo a batir de un día 8h 48mins 50secs, sacándole 4h 42 min 30secs del tiempo firmado por el Perpetual LOYAL.

La agonía y el éxtasis

El J.H. Illingworth Trophy parecía estar en las manos de Jim Cooney y su equipo del Comanche, dominador mientras el NE sopló con cierta fuerza, pero al final, Wild Oats XI se mantuvo firme y demostró su superioridad con la brisa extremadamente ligera que encontraron ambos barcos en la isla de Tasmania que a veces paró en seco a los dos yates.
La primera victoria fue dulce, pero esta es más dulce”, declaró la familia Oatley propietaria del Wild Oats XI en el muelle de Hobart, tras celebrar este final viniendo de atrás y superando al Comanche.

En el Cruising Yacht Club de Australia, hace una semana, el navegante de LDV Comanche, Stan Honey, temía que esta regata se decidiera en el Derwent. LDV Comanche tenía que estar muy por delante de los barcos más ligeros, Wild Oats XI y Black Jack cuando virase el Iron Pot en la entrada del Derwent y el viento soplase suave en el río, pensó.
Y así se cumplió esta premonición. "Tenían el barco superior, el barco más poderoso", declaró Mark Richards , ganador con el Wild Oats XI. "Estuvimos en contacto llegando a la Isla de Tasmania y de repente vimos un sueño hecho realidad: un río Derwent sin viento. Nada sale gratis, todo ese poder no viene gratis y en el Derwent lo único que no necesitas es poder ". Así fue como Wild Oats XI se las arregló para estar a solo tres millas a popa de LDV Comanche mientras rodeaban Tasmania.
"Para nuestro barco estar en contacto con Comanche en estas condiciones fue realmente impresionante", dijo Richards. "Hicimos un gran trabajo. "
"Fue su turno, luego fue nuestro turno, luego el de ellos, y resultó que el capítulo final fue nuestro turno".

wild-oats-xi-stretches-out-over-ldv-comanche-towards-the-finish-linerolexstudio-borlenghi

 

Momento de protestas

Comanche entró enarbolando la bandera de protesta que levantó después de un incidente al inicio de regata con el Wild Oats XI y así anunció su determinación mientras Richards y sus 20 miembros de la tripulación estaban celebrando su victoria en el muelle de Hobart.
Richards admitió que la bandera de protesta en la popa del LDV Comanche ha ensombrecido este resultado, pero está convencido de que no llegará a nada.
"Creo que fuimos totalmente inocentes en el incidente al principio. No es la America's Cup, es el Hobart. Las reglas son diferentes. No estoy preocupado en absoluto ".

Para Jim Cooney, esta regata aún no termina. Llevará al primero en escuchar la bocina, a la sala de protestas.
Cuando Richards corrió al muelle para ver si la protesta seguiría adelante, Cooney le dijo: "Sí, voy a seguir adelante".
"Está bien, sin preocupaciones, amigo, no hay problema", dijo Richards.
Más tarde, Cooney explicó el incidente poco después del inicio.
"Fue una infracción babor / estribor. Éramos el barco de derecho de paso. Ellos fueron el barco de dar paso. No respetaron la norma y tuvimos que tomar medidas evasivas para evitar averías mayores".
Dijo que sospechaba que el clima suave en el Derwent sería el talón de Aquiles de Comanche.
"Es un barco muy ancho y una gran superficie mojada. Es difícil mantenerlo en movimiento con aire muy ligero. Tuvimos un pronóstico diferente a eso y no pensamos que sería un problema ", dijo Cooney.