Portada ›› Vela ›› Regatas Oceánicas ›› Con todas las piezas ya ensambladas, el “Telefónica negro” espera comenzar hoy las primeras pruebas técnicas en el agua

Con todas las piezas ya ensambladas, el “Telefónica negro” espera comenzar hoy las primeras pruebas técnicas en el agua

Con todas las piezas ya ensambladas, el “Telefónica negro” espera comenzar hoy las primeras pruebas técnicas en el agua

 

La actividad es frenética estos días en la base del equipo Telefónica que participará en la Volvo Ocean Race 2008-2009. Como si de un puzzle se tratase el “Telefónica negro” ha cogido forma y ya está listo para comenzar las pruebas técnicas en aguas de Alicante. Es ahí donde se encuentra ahora tras una semana de arduo trabajo, aunque no tendrá mucho tiempo para relajarse ya que se espera que hoy mismo comiencen con las primeras pruebas técnicas en el mar.

 

 

Un “puzzle” un tanto especial, que pesa unos 14.000 kilogramos y que como es lógico ha necesitado su tiempo para completarse. Desde el jueves, día 5, que llegó a la base casi unas 60 personas entre los miembros del equipo de tierra, trabajadores del astillero Southern Ocean Marine y miembros del gabinete de diseño de Farr, encabezados por Russel Bowler, han trabajado de forma continuada para ensamblar todas las piezas –orzas de deriva, timones, quilla, palo, etc.- y poder tener por fin el “Telefónica negro” en el agua.

 

A las 8:00 horas de esta mañana, una grúa con capacidad para soportar un peso de hasta 250 toneladas y que ha alargado su pluma hasta los 51 metros, encendía motores. De nuevo, una delicada y precisa operación en la que han tenido que levantar el “Telefónica negro” entre un remolcador y el suntuoso yate del sultán de Omán, amarrados ambos junto a la base del equipo Telefónica.

 

Finalmente, tras aproximadamente una hora, el “Telefónica negro” entraba en contacto con aguas alicantinas y está ya amarrado en los pantalanes del puerto de Alicante. El “Telefónica negro” ese convierte así en el primer barco que participa en la Vuelta al Mundo que entra en contacto con las aguas que el próximo 11 de octubre acogerán la salida de la regata oceánica por excelencia: la Volvo Ocean Race.