Portada ›› Blogs ›› La Vela por Chiqui

Articulopublicado en El Diarion Montañes el 08 08 2010

pcac0001
PC AB
PC0002

Artivulo publicado en www.cantabrialiberal.com el 04 08 2019

https://cantabrialiberal.com/santander/deba-y-concejo-abierto-critican-a-jaime-gonzalezpuerto-por-autorizar-un-pantalan-flotante-en-puertochico,502587.html

SANTANDER04-08-2019 10:00

Pero quienes son y a quien representan DEBA y Concejo.

Deba y Concejo Abierto critican a Jaime González,Puerto, por autorizar un pantalán flotante en Puertochico

Al parecer son los mismos salvadores que intentaron por todos ls medios que El Centro Botin no viese la Luz .Solo que fallaron porque la mayoría de ciudadanos se opusieron a ese dislate contra Santander y Cantabria

F

La Plataforma en Defensa de la Bahía (DEBA) y el Concejo Abierto de Santander han acusado a la Autoridad Portuaria de permitir una "agresión injustificada" a la Bahía al autorizar el, a su juicio, "absurdo" proyecto de un gran pantalán flotante, de 966 metros cuadrados, frente a la bocana de Puertochico para el atraque de nueve embarcaciones deportivas del Club Marítimo.

"Es paradójico que el organismo responsable de velar por el bien común que es la bahía, sea precisamente el que autorice esta innecesaria agresión sin fundamento al paisaje de la misma", han censurado ambos colectivos en un comunicado.

Según han explicado, el proyecto autorizado es para la instalación de un nuevo pantalán flotante de 966 metros cuadrados y con capacidad para atracar 9 embarcaciones más.

Frente a la aprobación por parte de la Autoridad Portuaria de Santander de este pantalán en Puertochico, Deba y Concejo Abierto han señalado al Puerto que en la bahía de Santander también está el puerto deportivo de Marina del Cantábrico, que, según apuntan, tiene vacíos "gran parte" de los atraques para embarcaciones de más de 15 metros de eslora.

A su juicio, este hecho "hace injustificable" la colocación de una isla flotante de 996 metros cuadrados frente a Puertochico para conseguir nueve puestos de atraque destinados, según precisan, al uso de un club privado.

Además, se han quejado de que el proyecto "ha evitado la trasparencia informativa para eludir mejor la participación ciudadana". Así, señala que en la publicación del Boletín Oficial del Estado de 15 de abril de 2019 se cita que el otorgamiento de la concesión administrativa al Real Club Marítimo de Santander, al sur de la dársena de Molnedo, será "con destino a la instalación de unos pantalanes flotantes para atraque de embarcaciones deportivas", pero "sin dar detalle alguno de sus dimensiones o del impacto visual que produce".

Sin embargo, apuntan que el Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria en sesión de 24 de junio de 2019 acordó aprobar por 25 años una concesión al Real Club Marítimo, en la que sí se revelaban ya los detalles concretos del pantalán "gigante".

Por otra parte, Deba y Concejjo Abierto han asegurado que el proyecto carece de informe de evaluación ambiental pese a afectar a un área, a su juicio, "tan sensible" como la dársena de Molnedo, que --dicen-- "constituye una de las zonas más emblemáticas y visibles" de la Bahía.

Y en relación a los efectos colaterales que puede provocar esta actuación, Deba y Concejo Abierto creen que sería "recomendable" presentar un análisis detallado de cada uno de estos posibles cambios y evaluar su magnitud de impacto a corto y largo plazo.

Para estos dos colectivos, la Autoridad Portuaria está actuando, en este caso, "de manera reprobable, nada ejemplar e impropia de un organismo que debe estar al servicio del interés público".

"En lugar de colaborar en la formación de una mesa de gestión integral de la bahía con participación ciudadana, que armonice y compatibilice usos diversos, sigue gobernando la Bahía a su capricho, priorizando las demandas de algunos particulares frente al interés general de todos los ciudadanos. Lo que constituye un insulto a la ciudadanía de Santander", han concluido.

Articulo publicado en El Diario Montañés el 05 08 2029

TRIBUNA A

Con evidente falta de transparencia se ha desvelado recientemente la intención de construir un dique flotante de hormigón frente a la bocana de la dársena de Molnedo, que todos conocemos como Puertochico. Por lo visto, el proyecto ya ha pasado todos los permisos de las instituciones, periodo de alegaciones, etc., pero sin que nadie se entere de ello. Todo se desvela cuando llega el momento de iniciarse la obra y, entonces, ya es demasiado tarde para criticarlo o contradecirlo, y la culpa pasaría a ser de “los que protestan por todo”. Resulta evidente que los trámites oficiales de poco sirven cuando no existe voluntad alguna de dar a conocer la propuesta o, mejor dicho, cuando lo que se pretende es pasar inadvertido.

Los muelles de Puertochico son un verdadero monumento de Santander, una ciudad caracterizada por su relación con la bahía y la historia de su puerto. Con más de 120 años de historia, ha pasado de ser el nuevo puerto de pescadores que sustituyó al antiguo de Las Naos o de la Ribera, en el lugar que hoy ocupan los jardines de Pereda, al puerto donde hoy amarran cerca de 500 embarcaciones de motor o vela, en sana convivencia con la ciudad.

El conjunto de muelles que va desde la Grúa de Piedra , Palacete, Muelle de Calderón, Club Marítimo, Puertochico y Dique de Gamazo, conforman el frente portuario más significativo y de mayor valor histórico de Santander, y merecedor de un grado de protección que reconozca y defienda su valor cultural.

En clara contradicción, se pretende colocar frente a su bocana un muelle flotante de hormigón de 115 metros de longitud y cerca de 1000 metros cuadrados de superficie, con el pretexto de defenderlo de los avatares del viento Sur. De esta manera se reduce la anchura de paso de los 90 metros actuales a dos entradas laterales de 27 metros cada una, y se encierra un lugar que ha permanecido abierto durante más de un siglo al paisaje de Peña Cabarga, con lo que se desvirtúa la idea y la imagen del lugar tradicional que hemos conocido.

Cabría preguntarse si realmente es imprescindible la actuación para resolver un problema que es evidente se está exagerando, cuando se ha utilizado tal y como es durante más de 120 años. Hace algunos años se pusieron nuevas pasarelas de madera y se sujetaron con sólidos pilotes; Además se añadió una defensa lateral flotante junto a la bocana, y dio muy buen resultado. Ahora nada parece justificar este despropósito.

Los inconvenientes resultan evidentes cuando se piensa en la dificultad de maniobra que supone. Imaginemos una flotilla de pequeños veleros con jóvenes en sus primeras clases, queriendo entrar todos a la vez por el estrecho paso, o la coincidencia de varias embarcaciones para entrar y salir, o la dificultad de maniobra para los barcos más grandes, especialmente si son de vela. El problemón que se crearía puede ser morrocotudo. ¿Se ha valorado el efecto barra que se puede llegar a formar cuando la ola rebote entre ambos muelles?, ¿Y la dificultad de entrar cuando hay niebla?. Dejaría de ser una entrada amplia y fácil para convertirse en un auténtico cuello de botella.

No se entiende cómo la Autoridad Portuaria consiente semejante actuación sin debate público, sin contar con la opinión de los usuarios y, lo que resulta más sorprendente, sin informes que respalden su afección ambiental en la propia dársena y en el conjunto de la bahía. Resulta evidente que encerrar de esta manera a toda la dársena provocará un mayor estancamiento de sus aguas, mayor suciedad y olores. Sin embargo, Puertochico está muy necesitado de aumentar su calado, pues por falta de mantenimiento, las mareas vivas dejan sin calado buena parte de sus accesos y plazas, especialmente en su lado Norte, que tiene los amarres más modestos. La operación resulta opaca, inoportuna y poco reflexionada, y los paganos de todo ello, además de los propios usuarios, es la ciudad que ve como se amordaza el paisaje de uno de sus muelle más queridos y paseados.

El solicitante es el Club Marítimo de Santander, que tiene la concesión de buena parte de los atraques de Puertochico y que con esta operación obtiene 9 plazas más destinadas a yates de más de 14 metros de longitud, junto a la bocana, cuya posición excede la defensa que ofrece el malecón y que bien pueden estar en Marina del Cantábrico donde sobran atraques para barcos de este tamaño. Para satisfacer su petición, además de estrechar la zona de paso, se obliga a colocar nuevas defensas fuera del recinto de la dársena. Cabría preguntarse si la influencia de estas personas en particular, y del Club Marítimo en General, es suficiente para actuar de forma tan irreverente con el patrimonio y el paisaje de nuestra ciudad. Una prueba más de la descoordinación de las decisiones que se toman para dar respuesta a intereses de entidades o instituciones que los solicitan, a golpe de ocurrencia y sin valorar la afección que pudieran tener a corto, medio y largo plazo sobre la dinámica general de la bahía y su puerto. Una acción agresiva y descoordinada que vuelve a poner en evidencia la urgente necesidad de una planificación y gestión Integral de la Bahía de Santander.

Articulo publicado en www.eldiariomontanes.es el 03 08 2019

F

https://www.eldiariomontanes.es/santander/deba-concejo-abierto-20190803113542-nt.html

Deba y Concejo Abierto critican a Puerto por autorizar nuevo pantalán flotante en Puertochico para uso del Club Marítimo

Creen que se trata un proyecto «absurdo» que supone una «agresión innecesaria» a la Bahía

EPSábado, 3 agosto 2019, 11:36

La Plataforma en Defensa de la Bahía (DEBA) y el Concejo Abierto de Santander han acusado a la Autoridad Portuaria de permitir una «agresión injustificada» a la Bahía al autorizar el, a su juicio, «absurdo» proyecto de un gran pantalán flotante, de 966 metros cuadrados, frente a la bocana de Puertochico para el atraque de nueve embarcaciones deportivas del Club Marítimo.

«Es paradójico que el organismo responsable de velar por el bien común que es la bahía, sea precisamente el que autorice esta innecesaria agresión sin fundamento al paisaje de la misma», han censurado ambos colectivos en un comunicado.

Según han explicado, el proyecto autorizado es para la instalación de un nuevo pantalán flotante de 966 metros cuadrados y con capacidad para atracar 9 embarcaciones más.

Frente a la aprobación por parte de la Autoridad Portuaria de Santander de este pantalán en Puertochico, Deba y Concejo Abierto han señalado al Puerto que en la bahía de Santander también está el puerto deportivo de Marina del Cantábrico, que, según apuntan, tiene vacíos «gran parte» de los atraques para embarcaciones de más de 15 metros de eslora.

A su juicio, este hecho «hace injustificable» la colocación de una isla flotante de 996 metros cuadrados frente a Puertochico para conseguir nueve puestos de atraque destinados, según precisan, al uso de un club privado.

Además, se han quejado de que el proyecto «ha evitado la trasparencia informativa para eludir mejor la participación ciudadana«. Así, señala que en la publicación del Boletín Oficial del Estado de 15 de abril de 2019 se cita que el otorgamiento de la concesión administrativa al Real Club Marítimo de Santander, al sur de la dársena de Molnedo, será »con destino a la instalación de unos pantalanes flotantes para atraque de embarcaciones deportivas«, pero »sin dar detalle alguno de sus dimensiones o del impacto visual que produce«.

Sin embargo, apuntan que el Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria en sesión de 24 de junio de 2019 acordó aprobar por 25 años una concesión al Real Club Marítimo, en la que sí se revelaban ya los detalles concretos del pantalán «gigante».

Por otra parte, Deba y Concejo Abierto han asegurado que el proyecto carece de informe de evaluación ambiental pese a afectar a un área, a su juicio, «tan sensible» como la dársena de Molnedo, que -dicen- «constituye una de las zonas más emblemáticas y visibles» de la Bahía.

Y en relación a los efectos colaterales que puede provocar esta actuación, Deba y Concejo Abierto creen que sería «recomendable» presentar un análisis detallado de cada uno de estos posibles cambios y evaluar su magnitud de impacto a corto y largo plazo.

Para estos dos colectivos, la Autoridad Portuaria está actuando, en este caso, «de manera reprobable, nada ejemplar e impropia de un organismo que debe estar al servicio del interés público«.

«En lugar de colaborar en la formación de una mesa de gestión integral de la bahía con participación ciudadana, que armonice y compatibilice usos diversos, sigue gobernando la Bahía a su capricho, priorizando las demandas de algunos particulares frente al interés general de todos los ciudadanos. Lo que constituye un insulto a la ciudadanía de Santander», han concluido.

Articulo publicado en www.

https://www.eldiariocantabria.es/articulo/santander/deba-concejo-abierto-critican-puerto-autorizar-nuevo-pantalan-flotante-puertochico-uso-club-maritimo/20190803124959063085.html

Deba y Concejo Abierto acusan a Autoridad Portuaria por autorizar un nuevo pantalán flotante en Puertochico para uso del Club Marítimo

Creen que se trata un proyecto "absurdo" que supone una "agresión innecesaria" a la Bahía.

F

Puerto Chico durante la bajamar. Foto: Óscar Boo

3 DE AGOSTO DE 2019, 13:38

La Plataforma en Defensa de la Bahía (DEBA) y el Concejo Abierto de Santander han acusado a la Autoridad Portuaria de permitir una "agresión injustificada" a la Bahía al autorizar el, a su juicio, "absurdo" proyecto de un gran pantalán flotante, de 966 metros cuadrados, frente a la bocana de Puertochico para el atraque de nueve embarcaciones deportivas del Club Marítimo. "Es paradójico que el organismo responsable de velar por el bien común que es la bahía, sea precisamente el que autorice esta innecesaria agresión sin fundamento al paisaje de la misma", han censurado ambos colectivos en un comunicado. Según han explicado, el proyecto autorizado es para la instalación de un nuevo pantalán flotante de 966 metros cuadrados y con capacidad para atracar 9 embarcaciones más.

Frente a la aprobación por parte de la Autoridad Portuaria de Santander de este pantalán en Puertochico, Deba y Concejo Abierto han señalado al Puerto que en la bahía de Santander también está el puerto deportivo de Marina del Cantábrico, que, según apuntan, tiene vacíos "gran parte" de los atraques para embarcaciones de más de 15 metros de eslora. A su juicio, este hecho "hace injustificable" la colocación de una isla flotante de 996 metros cuadrados frente a Puertochico para conseguir nueve puestos de atraque destinados, según precisan, al uso de un club privado.

Es paradójico que el organismo responsable de velar por el bien común que es la bahía, sea precisamente el que autorice esta innecesaria agresión sin fundamento al paisaje de la misma

Además, se han quejado de que el proyecto "ha evitado la trasparencia informativa para eludir mejor la participación ciudadana". Así, señala que en la publicación del Boletín Oficial del Estado de 15 de abril de 2019 se cita que el otorgamiento de la concesión administrativa al Real Club Marítimo de Santander, al sur de la dársena de Molnedo, será "con destino a la instalación de unos pantalanes flotantes para atraque de embarcaciones deportivas", pero "sin dar detalle alguno de sus dimensiones o del impacto visual que produce". Sin embargo, apuntan que el Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria en sesión de 24 de junio de 2019 acordó aprobar por 25 años una concesión al Real Club Marítimo, en la que sí se revelaban ya los detalles concretos del pantalán "gigante".

Por otra parte, Deba y Concejjo Abierto han asegurado que el proyecto carece de informe de evaluación ambiental pese a afectar a un área, a su juicio, "tan sensible" como la dársena de Molnedo, que --dicen-- "constituye una de las zonas más emblemáticas y visibles" de la Bahía.

Y en relación a los efectos colaterales que puede provocar esta actuación, Deba y Concejo Abierto creen que sería "recomendable" presentar un análisis detallado de cada uno de estos posibles cambios y evaluar su magnitud de impacto a corto y largo plazo. Para estos dos colectivos, la Autoridad Portuaria está actuando, en este caso, "de manera reprobable, nada ejemplar e impropia de un organismo que debe estar al servicio del interés público". "En lugar de colaborar en la formación de una mesa de gestión integral de la bahía con participación ciudadana, que armonice y compatibilice usos diversos, sigue gobernando la Bahía a su capricho, priorizando las demandas de algunos particulares frente al interés general de todos los ciudadanos. Lo que constituye un insulto a la ciudadanía de Santander", han concluido.

Nota de prensa de DEBA y CONCEJO ABIERTO de 29 07 2019

DEBA Y CONCEJO ABIERTO DE SANTANDER RESPONSABILIZAN A LA AUTORIDAD PORTUARIA DE PERMITIR UNA AGRESIÓN INJUSTIFICADA A LA BAHÍA, AL AUTORIZAR UN GRAN PANTALÁN FLOTANTE FRENTE A LA BOCANA DE PUERTO CHICO

La autoridad portuaria de Santander ha aprobado recientemente un absurdo proyecto de pantalán flotante de 966 metros cuadrados frente a la bocana de Puerto Chico, para atracar 9 embarcaciones más. Es paradójico que el organismo responsable de velar por el bien común que es la bahía, sea precisamente el que autorice esta innecesaria agresión sin fundamento al paisaje de la bahía.

Hay que recordar a la Autoridad Portuaria que en la bahía de Santander también está el puerto deportivo de Marina del Cantábrico, que tiene vacíos gran parte de los atraques para embarcaciones de más de 15 metros de eslora: lo que hace injustificable la colocación de una isla flotante de 996 metros cuadrados frente a Puerto Chico para conseguir 9 puestos de atraque destinados al uso de un club privado.

El proyecto ha evitado la trasparencia informativa, para eludir mejor la participación ciudadana: así en la publicación del BOE de 15 de abril de 2.019 se cita que el otorgamiento de la concesión administrativa al Real Club Marítimo de Santander, al sur de la dársena de Molnedo, será “con destino a la instalación de unos pantalanes flotantes para atraque de embarcaciones deportivas”. Sin dar detalle alguno de sus dimensiones o del impacto visual que produce. Por otra parte, el Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria en sesión de 24 de junio de 2.019, acordó aprobar por 25 años una concesión al Real Club Marítimo, en la que se concretaban ya los detalles concretos del polémico dique-rompeolas gigante de 966 metros cuadrados.

A pesar de afectar el proyecto a un área tan sensible como la dársena de Molnedo, que constituye una de las zonas más emblemáticas y visibles de la bahía de Santander, no tiene informe de evaluación ambiental.

La Autoridad portuaria de Santander está actuando en este caso de manera reprobable, nada ejemplar e impropia de un organismo que debe estar al servicio del interés público. En lugar de colaborar en la formación de una mesa de gestión integral de la bahía con participación ciudadana, que armonice y compatibilice usos diversos, sigue gobernando la bahía a su capricho, priorizando las demandas de particulares frente al interés general de todos los ciudadanos, ello a pesar que ha recibido un informe de IH Cantabria, en el que entre otras cosas dice:

CON RESPECTO A LOS EFECTOS COLATERALES DE LA NUEVA OBRA ES EVIDENTE QUE CUALQUIER CAMBIO EN LA GEOMETRÍA ACTUAL DE LA DÁRSENA DE MOLNEDO, PRESENTARÁ CAMBIOS EN LA RESPUESTA ENERGÉTICA, VISUAL, ECOLÓGICA, ETC EN SU ENTORNO. POR ELLOS ES RECOMENDABLE PRESENTAR UN ANÁLISIS DETALLADO DE CADA UNO DE ESTOS POSIBLES CAMBIOS, EVALUAR SU MAGNITUD DE IMPACTO A CORTO Y LARGO PLAZO.

Análisis que no se acompañaron a la petición, y a pesar de ello, la Autoridad Portuaria otorgo la concesión al RCMS

Lunes 29 de julio de 2.019

Articulo publicado en www.elfaradio.com el 24 07 2019

https://www.elfaradio.com/2019/07/23/el-puerto-permite-al-club-maritimo-instalar-un-pantalan-de-14-050-metros-cuadrados-en-puerto-chico/

ACTUALIDAD

El Puerto permite al Club Marítimo ocupar una superficie de agua de 14.050 metros cuadrados en Puerto Chico

24/07/2019 - 5:26 pm

F

REDACCIÓN

DEBA y Concejo Abierto critican que se repita el error de las escolleras: tomar decisiones que afectan a la Bahía sin una visión integral

Tiempo de lectura: 4 min

La Junta del Puerto ha aprobado recientemente una concesión administrativa al Real Club Marítimo de Santander para ocupar una superficie de agua de 14.050 metros cuadrados, al sur de Puerto Chico (Dársena de Molnedo), para instalar un nuevo pantalán flotante destinado al atraque de embarcaciones deportivas, así como una superficie de terreno de 345,60 metros cuadrados, al este de la Dársena, con destino al depósito de embarcaciones de vela ligera de sus socios, según advierten la plataforma DEBA (Defensa de la Bahía de Santander) y el Concejo Abierto, que agrupa a distintas asociaciones y movimientos en la capital cántabra.

En detalle, el pantalán flotante que se va instalar frente a la entrada de la bocana de Puerto Chico, de forma paralela a la costa, mide 115 metros de largo y 8,40 metros de ancho y se separa 27 metros de la entrada.

“Este pantalán flotante supone fondear una isla de 966 metros cuadrados en medio de una de las zonas más emblemáticas de la bahía, siendo su único fin aminorar el efecto de la ola del Sur en la bocana de Puerto Chico, y ganar espacio interior para poder atracar tan sólo nueve embarcaciones de unos 15 metros de eslora pertenecientes a socios de un Club privado”, critican.

Y lamentan que suceda “pese a la demanda creciente y generalizada de la ciudadanía a los partidos políticos, instituciones y organismos, de garantizar una mayor participación en las decisiones que afectan a toda la sociedad y la obligación al respecto que establece el convenio de Arhus,

En especial, recalcan, sucede tras la propuesta reiterada en Santander de una mesa de gestión integral de la Bahía a raíz del conflicto con las escolleras de la Magdalena, pero «el presidente de la Autoridad Portuaria del Puerto de Santander no se da por enterado, y continúa manteniendo la inercia política del organismo que preside, caracterizado por tomar decisiones que afectan a todos sin contar con los ciudadanos”.

“La ausencia de participación real y seguir excluyendo a la ciudadanía su derecho a opinar, parece ser la peculiar manera que el Puerto de Santander tiene de interpretar su reiterada expresión propagandística de integración puerto-ciudad”, recriminan, incidiendo en que publicación del proyecto en el BOE durante 20 días es un “mero trámite burocrático destinado a pasar inadvertido”. Y que, según las instituciones europeas, es insuficiente a la hora de hablar de participación ciudadana, al ser un mínimo requisito legal.

Es decir, “se cumple formalmente el trámite de publicidad administrativa, pero la afección a la imagen de Puerto Chico, y por ello del perfil marítimo de la ciudad, y la reiterada concesión de ocupación de dominio público portuario y marítimo por particulares en su exclusivo interés, tiene la suficiente trascendencia como para que la decisión se inscriba en lo que debería ser un proyecto global de utilización sostenible de la bahía, respetuosa con sus recursos y prevaleciendo los intereses generales de la población actual y las generaciones futuras”.

Finalmente, recuerdan que la zona de Puerto Chico se convirtió en la imagen más representativa de la ciudad de la mano de pintores y escritores , como José Gutiérrez-Solana, o Pancho Cossío, José María de Pereda, etc. que reflejaron las escenas del desembarco de la pesca, los marineros, y las pescadoras “pejinas”. Fue el último refugio de los” raqueros”, que desaparecieron a raíz de la Guerra Civil, y escenario de tragedias cuando las temibles galernas causaban el naufragio de las pequeñas embarcaciones de bajura y la muerte de sus tripulantes.

Por tanto, consideran que Puerto Chico “debería haber sido catalogado hace tiempo como Bien de Interés Cultural”, ya que “constituye una seña de identidad esencial de la historia de una ciudad cuya existencia e historia se deben a su condición de puerto”.

Así que, además de lamentar la descoordinación entre Puerto y Ayuntamiento de Santander (en un asunto que afecta a otros municipios) piden que se anule esta concesión, a una entidad privada, d como lo es la imagen del Frente Marítimo y la incuestionable prioridad de la defensa del espacio de dominio público frente a su ocupación y uso por intereses particulares minoritarios.

Nota de DEBA del 04 07 2019

DEBA Y CONCEJO ABIERTO ACUSAN AL PUERTO DE SANTANDER DE FALTA DE PARTICIPACIÓN SOCIAL Y TRATO DE FAVOR, EN EL PROYECTO DE INSTALACIÓN DE UN PANTALÁN FLOTANTE DE 115 METROS DE LARGO Y 8,40 DE ANCHO FRENTE A LA BOCANA DE PUERTO CHICO

El Real Club Marítimo de Santander, ha solicitado recientemente una concesión administrativa para ocupar una superficie de agua de 14.050 metros cuadrados, al sur de Puerto Chico (Dársena de Molnedo), para instalar unos pantalanes flotantes destinados al atraque de embarcaciones deportivas, así como una superficie de terreno de 345,60 metros cuadrados, al Este de la Dársena, con destino al depósito de embarcaciones de vela ligera de sus socios.

El pantalán flotante que se solicita instalar frente a la entrada de la bocana de Puerto Chico, de forma paralela a la costa, mide 115 metros de largo y se separa 27 metros de la entrada, a fin de ganar espacio interior para poder atracar tan sólo 9 embarcaciones. Aunque la finalidad real más bien parece orientada a librar a la bocana de Puerto Chico del impacto de la ola cuando sopla el viento Sur.

En una época en la que diversos colectivos y plataformas ciudadanas vienen reclamando a las distintas administraciones una mesa de gestión integral de la bahía para armonizar los diferentes usos y garantizar la preservación y mejora de su medio ambiente y paisaje, no resulta coherente ni admisible que la tramitación de este proyecto se reduzca al mero trámite de su anuncio en el Boletín Oficial del Estado con 20 días de plazo, sin una mayor y más adecuada y amplia publicidad y difusión por todo tipo de medios, para que la ciudadanía de Santander pueda pronunciarse respecto a este aparatoso e injustificado proyecto.

Cabe recordar que se pretende actuar en una zona de dominio público y en un lugar emblemático para la ciudad y la bahía, tanto por motivos paisajísticos como culturales. Desde su construcción en el siglo XIX como lugar de atraque y amarre de las embarcaciones pesqueras, se convirtió en la imagen más representativa de la ciudad de la mano de pintores y escritores , como José Gutiérrez-Solana o Pancho Cossío, José María de Pereda, etc. que reflejaron las escenas del desembarco de la pesca, los marineros, y las pescadoras “pejinas”. Fue el último refugio de los” raqueros, que desaparecieron a raíz de la Guerra Civil, y escenario de tragedias cuando las temibles galernas causaban el naufragio de las pequeñas embarcaciones de bajura y la muerte de sus tripulantes.

Puertochico debería haber sido catalogado hace tiempo como Bien de Interés Cultural (como también debería serlo la Grúa de Piedra) y por ello protegida su imagen, porque constituye una seña de identidad esencial de la historia de una ciudad cuya existencia e historia se deben a su condición de puerto.

La concesión del proyecto a una entidad privada en una zona de dominio público y de gran influencia y trascendencia en la imagen urbana, supone subordinar el interés general de la población y de la ciudad de Santander a la conveniencia de unos particulares, y pone de manifiesto la total descoordinación entre la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento de Santander y la dejación, por parte de este último, de su obligación de proteger urbanísticamente el paisaje de la ciudad como parte esencial de su patrimonio histórico. Constituye en definitiva, y una vez más, un trato de favor para imponer a toda la ciudad el interés minoritario de un reducido grupo de personas.

​Por ello solicitamos a la autoridad portuaria de Santander, que en base a la transparencia informativa, la adecuada participación ciudadana y el interés general de la ciudad, la paralización cautelar de la tramitación del proyecto, y el inicio un período amplio, claro y contrastado de información pública ciudadana de este proyecto. Y al ayuntamiento de Santander que actúe en defensa de los intereses generales de la ciudad, de su patrimonio histórico y paisajístico frente a la pretensión de su usurpación por el RCMS en beneficio exclusivo de los propietarios de nueve embarcaciones de recreo.

Santander 4 de junio de 2.019

D E B A , CONCEJO ABIERTO DE SANTANDER